La secretaria de Inclusión Social, Vanda Pignato, agradeció la solidaridad de quienes confían en su absolución de varios cargos, sin demostrar, por supuesto lavado de dinero.

El martes, el Juzgado Octavo de Instrucción de San Salvador determinó que la ex primera dama sea juzgada en libertad, por los delitos que se le imputan, los cuales Pignato ha negado una y otra vez.

Sobreviviente de un cáncer que aún mella su salud, la reconocida defensora de los derechos de las mujeres salvadoreñas, agradeció con voz entrecortada a quienes creen en su inocencia, y pidió que le permitan demostrarla.

‘No me condenen antes de que sea vencida en juicio’, expresó Pignato tras una audiencia especial, en la que además negó que perciba un sueldo del gobierno, como insinúan personeros de la Fiscalía General de la República.

‘Cuando salga libre, porque voy a salir, regresaré al puesto. El Gobierno no me da ni un centavo’, enfatizó la oriunda de Sao Paulo, al exhortar a la prensa a no amplificar falsedades.

Agregó que sus cuentas bancarias fueron inmovilizadas, lo cual le impide tener a su hijo menor con ella, que permanece internada en un centro del Instituto Salvadoreño del Seguro Social, por complicaciones de salud.

‘El juez demostró que hay esperanza en la justicia de verdad, tanto para mí como para las mujeres de El Salvador’, agregó la ex esposa de Mauricio Funes, presidente de este país entre 2009 y 2004.

Lourdes Palacios, secretaria de la Mujer del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, denunció la persecución política contra quien tanto ha luchado por los derechos de las salvadoreñas.